lunes, 24 de julio de 2017

QUÉ PANORAMA




El domingo fuimos multitud. Una multitud atareada en multiplicar una imagen. En el taller Prende imprimimos un panorama del puerto, una imagen de nuestro entorno, pero incompleta, destinada a convertirse, en manos de lxs pibxs, en muchos puertos. Ninguno igual al otro.
Pintar un panorama supone asumir un punto de vista privilegiado. Equivale, a menudo, a observar desde lo alto. Por eso, quizás, la mirada panorámica ha resultado prioridad de los poderosos, o de quienes sirven a su interés. Nuestro paisaje tiene una historia. Cartógrafos militares e ingenieros ferroviarios, constructores prósperos y funcionarios de catastro, planificadores urbanos y "desarrolladores inmobiliarios", se cuentan entre sus protagonistas ciertos, pero ¿Qué lugar queda en esa historia para los que no miran "desde arriba" sino, como los chicos, "desde abajo"?

Quien traza un panorama intenta abarcar un territorio, organizar una imagen de conjunto en la que cierta concepción del todo se impone sobre las partes. Sin embargo, hay tantas versiones de ese todo, podríamos pensar, como partes lo componen. Tantas imágenes de un lugar como personas lo habitan. Puede que una de las tareas de este museo consista en dedicar tiempo y espacio para que esas imágenes amplíen nuestro horizonte.










No hay comentarios: