viernes, 26 de mayo de 2017

NOS MERECEMOS BELLOS MILAGROS


Walter Uranga es tipógrafo y, para nosotros, también un maestro. Por obra y gracia de su arte, uno de los textos de nuestra muestra se convirtió en este afiche tremendo. ¿Qué pasa cuando las palabras de un museo mudan a otras paredes? No sabemos, pero estamos a punto de averiguarlo. Como dice el enorme Walter: "Nos merecemos bellos milagros, y ocurrirán!".

miércoles, 24 de mayo de 2017

PALABRAS DE MUSEO



Este año nos invitaron a formar parte del jurado del concurso Palabras de Museo, organizado por el Museo de las Escuelas de la ciudad de Buenos Aires. Lo hicimos como equipo de trabajo, y resultó una linda experiencia. Aquí los resultados.

jueves, 18 de mayo de 2017

EL ENJAMBRE

Hace unas semanas, Mirella le mandó un mensaje de Whatsapp a nuestra compañera Silvia. Quería saber si en el museo estábamos haciendo “alguna actividad para las chicas”. Fue como si nos hubiera leído el pensamiento. El 8 de marzo las mujeres de Ferrowhite y del taller Prende fuimos a la plaza Rivadavia. Era el Paro Internacional de Mujeres y marchamos para dejar en claro que en este puerto ‘No estamos a la sombra.’ Dos meses más tarde, ya era tiempo de volver a juntarse. Y mayo ofrecía como excusa dos fechas importantes: el ‘Día de los Trabajadores y de las Trabajadoras’ y el ‘Día Internacional de los Museos’, que se celebra hoy, e invita a “Decir lo indecible en los museos”.

Así que eso nos propusimos. Hacernos un hueco en el trajín para vernos las caras, charlar un rato, conocernos más, y ver qué sale de todo esto que empezamos a construir. Porque en la medida en que el trabajo del taller se consolida, las relaciones que ese trabajo supone, necesaria y felizmente, también se hacen más fuertes. Porque el vínculo no es sólo con lxs chicxs que asisten cada sábado, sino también con sus familias y con todas aquellas personas que colaboran con este museo.

“Las amigas del Prende”, como improvisó Yesica cuando quiso nombrar al grupo, nos volvimos a encontrar. Éramos un montón. Alrededor de la mesa estaban Lorena (mamá de Valentina), Verónica (mamá de Catalina, Jeremías y Carmela), Yesica (mamá de Abril), Lorena (mamá de Melisa y Mateo), Noemí (mamá de Yamila, abuela de Ciro y tía de Ainara y Naiara), estaban Silvia, Julieta, Analía, Yesica, Camila y Sabrina, de Ferrowhite, como así también Analía, Nenucha, Ida y Katty, colaboradoras de la Asociación de Amigxs del castillo. Tampoco faltó Mirella y aunque no pudo venir hasta el museo, llegaron los mensajes de Luciana (mamá de Micaela, Marina y Leonel), compartiendo el frío que sentía adentro de una de las cámaras frigoríficas donde trabaja.



Mate, torta de coco y pastafrola mediante (hechas por Lorena -y demás está decir que exquisitas-), la mesa se convirtió en tablero. En el centro pusimos uno de los foquitos del PRENDE y alrededor, las fotos de lxs pibxs que asisten al taller cada semana. Siguiendo las consignas que postulamos en una suerte de tarjetas de juego, llenamos el tablero con palabras, flechas y colores para graficar las relaciones que tenemos con el taller, con el museo, con lxs chicxs, pero también cuáles son las comidas que nos gustan, con quiénes vivimos, en qué nos sentimos buenas, cuáles son nuestros peores defectos, qué deseamos para nuestrxs hijxs, qué problemas encontramos en el barrio, qué sueños tenemos, de qué club somos, y cuáles son las cosas buenas y malas de nuestros trabajos. Estas son algunas de las cosas que salieron:

Soy Verónica, Camila, Lorena, Sabrina, Silvia, Yesica, Ida, Julieta, Lorena, Luciana, Mirella, Analía, Noemí, Angélica, Katty, Analía.

Vivo con mi hija Camila, con mi compa Nico, vivo con mi esposo, hijos, gatos, un perro, vivo con Guille, vivo con Marcelo, Luca, a veces Cata, con Manolo y Sara, vivo sola, vivo con Jorge, Juan Cruz, Martín, Valentina y mis mascotas, vivo con mi mamá, vivo con mis dos hijos Mely, Seby y mi marido Osvaldo, con Darío, con 4 hijos, con 4 perros, vivo con Santiago, Jeremías, Carmela, Celeste y Catalina, vivo con mis hijos en mi casa, vivo con mi marido y mis tres hijas, vivo en Ferrowhite con mi mamá y mis perros Fito, Tomy y Corchito.

Trabajo en mi casa, en Ferrowhite, en mi casa y lo que me molesta es que no cuidan, trabajo en el museo, en el frigorífico chino (¡mucho frío!), en la escuela primaria N°3, soy ama de casa, trabajo en Ferrowhite y vendo Amodil, trabajo en mi casa, soy peluquera, soy repostera y estudiante, estoy en la ardua tarea de buscar trabajo.

Me da bronca la hipocresía, la mentira, la discriminación, la falsedad, la irresponsabilidad, la impunidad, el incumplimiento, la falta de compromiso, el barro, el abuso.

Me gusta bailar, estar con las plantas, colaborar con la gente, me gusta cocinar, atender a mi familia, ayudar, todo lo que hago.

Escucho cumbia, tango, Luciano Pereyra, Sabina, rock nacional, repertorio latinoamericano, electrónica, la música variada.

Me gustan los ñoquis, las milanesas con fritas, el pastel de papas, puré y las milanesas, la tarta de verdura, el asado, las hamburguesas, la pizza.

Deseo paz y felicidad para mi hija, disfrutar siempre de mis nietos, que mis hijos sean felices y que cumplan todas sus metas, que mi hijo pueda elegir siempre lo que quiere, que mis hijos crezcan rápido, que crezcan libres.

Soy buena haciendo manualidades, soy buena haciendo asado, soy buena en ser tía, me considero buena mamá, soy la reina de la berenjena, soy buena escuchando, soy buena organizando, pensando, dibujando, imaginando buscándole la vuelta a todo, soy buena abuela, soy buena compañera.

Mi defecto es que soy gritona, me falta carácter, soy chinchuda, soy charlatana, no siempre digo lo que pienso, no manejo mis emociones, soy de mal carácter, soy rezongona, me engancho en muchas cosas, soy muy ansiosa, no pienso en mí.

Deseo que este lugar perdure en el tiempo, tener un sobrino, que el Prende siga creciendo, volver a pintar, viajar, asfalto y más trabajo para el barrio, que se vaya toda la mugre en general, ver crecer a mis nietos, que haya más gente para colaborar, aumento salarial, que mi trabajo sea reconocido.

Creo en el compañerismo, creo en mis amigas, creo en dios, creo en la fuerza de lo colectivo.


La idea es que de este gran enjambre de palabras salga una frase o imagen para imprimir sobre unos delantales de trabajo que nos proponemos confeccionar. Una prenda que nos entibie las piernas en el frigorífico, nos resguarde de las manchas de tintura en la peluquería, que nos limpie las manos cuando preparamos las tortas de repostería y nos seque la transpiración cuando hacemos un asado. Un delantal que nos sirva en el trabajo cotidiano y también que nos permita visibilizarlo. Un delantal de trabajo hecho e impreso (con la ayuda de lxs pibxs) por nosotras mismas que, a la vez, llevará todo eso otro que en esta charla de mujeres trabajadoras salió.


lunes, 15 de mayo de 2017

SUPERCLÁSICO



Volvió "Conozco la canción", el superclásico de Ferrowhite.

jueves, 11 de mayo de 2017

VAMOS SARITA


Sarita Cappelletti y sus estrellas del Taller de Canto de la Siempre Verde vuelven al museo para llenar de música la tarde del domingo whitense.

lunes, 8 de mayo de 2017

(IN)VISIBLES


Este martes en la UNISAL conversamos sobre la historia de los talleres ferroviarios más grandes de la ciudad.

domingo, 7 de mayo de 2017

MUSEOS CIRCULARES

Mañana, en Buenos Aires, nos sumamos a "Museos Circulares", un encuentro sobre educación y museos organizado por la Dirección Nacional de Museos y el Programa EducaThyssen, del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.


domingo, 30 de abril de 2017

LA ORQUESTA ATÍPICA



No importa lo que diga su nombre. La típica "En conserva" es una orquesta atípica. Una orquesta de tango y, a la vez, una escuela sonora. Una escuela en la que no se aprende a leer o escribir música -para eso están las materias regulares del conservatorio- sino a tocarla. Porque el arte de interpretar no está escrito en ninguna partitura. Como en la herrería, la tornería o la fundición de los talleres ferroviarios, los yeites del oficio tanguero circulan de boca en boca y de mano en mano, dependen del contrabando de experiencias que sólo asegura el quehacer compartido. ¿Qué conserva la orquesta de un conservatorio? Tal vez no sólo la música del pasado sino la posibilidad de que esa música no sea siempre la misma. Los tangos que sonaron en el museo se tocaron un millón de veces, pero las versiones que escuchamos ayer resultan inconfundibles. La interpretación es comprensión en acto. Una manera minuciosa de aproximarse a la historia del género, de conversar o discutir con ella. Esa es la potencia de esta orquesta y de la institución pública y gratuita que representa.




martes, 18 de abril de 2017

PATRIA O SUERTE

La semana que pasó nos fuimos a la FISA. Transformamos a nuestro Independizador de Acción Manual en una rueda de la fortuna e invitamos al público a probar suerte agarrando por un rato la manija del país.






domingo, 16 de abril de 2017

BAILAR EN UN MUSEO



Cuando entran a Ferrowhite, lxs bailarinxs no preguntan ¿Qué hay para ver? sino ¿Esto se mueve?, ¿Cómo se agarra?, ¿Me puedo subir? Cualquier guía se pone nervioso con visitantes así. Uno los ve encaramarse a una bigornia, convertir una persiana en un caparazón o calzarse una cadena pesadísima a manera de grácil bufanda. Como si sus cuerpos, en lugar de animar las cosas, recibieran su impulso de ellas. Como si todo lo inmóvil encerrara una coreografía, y el arte de bailar consistiera en revelar esa partitura de movimientos secretos. Cada bailarín, sospechamos, tiene algo de sismógrafo. Mantiene alguna clase de conexión con los movimientos recónditos del planeta, con la inercia universal que hace que todo esté desplazándose aún cuando parece quieto. La danza pone a prueba la lógica binaria que organiza los espacios del museo. Pone a jugar al cuerpo ahí donde se supone que sólo hay personas y cosas, público y colección, es decir, sujetos y objetos en sedentaria oposición. Pero el cuerpo -saben los bailarines tan bien como algunos filósofos-, no es exactamente persona ni cosa, sino aquello que, en su ambivalencia, conecta a una con la otra. Cuando bailamos en un museo, ya no somos simples espectadores de los objetos, somos un poco esos objetos y esos objetos portan algo de lo que somos. Puede que no termines de conocer un museo hasta que no salgas a bailar con él.





viernes, 14 de abril de 2017

SANTA DANZA

En Semana Santa el museo se convierte en una gran sala de ensayo. Este sábado a las 5 de la tarde, acá en Ferrowhite, Bahía Danza.




miércoles, 12 de abril de 2017

BAHÍA DANZA


El próximo sábado, a las 17 hs., vuelve a Ferrowhite el festival de danza en espacio público Bahía Danza. Y estamos encantados. Pero la actividad del festival comienza mañana. Acá el calendario completo:

El festival arranca mañana, miércoles 12, a las 16 hs., en el Centro Histórico Cultural de la UNS (Rondeau 29) con la charla taller: "Expresión, percepción y mirada. Una exploración en torno a la unidad mente-cuerpo", a cargo de Karen Garrote. Más tarde, a las 18 hs., se realizará la charla debate: "Espacio público, sitio específico, lugar encantado: algunas reflexiones desde aquí", a cargo de Diana Ribas.

El sábado 15, a las 5 de la tarde, se presentarán en Ferrowhite los proyectos coreográficos seleccionados para esta edición, a cargo de Jorgelina Mongan (La Plata) y Gabriela Paolillo (Montevideo), interpretados por dos grupos de bailarines en espacios del museo y del parque de la usina General San Martín.

Por último, el domingo 16, también a partir de las 17 hs., en el Parque de Mayo (Urquiza 1200) se presentará el proyecto coreográfico de Guillermina Galassi, con la participación del Ballet de Danza Contemporánea de la Escuela de Danzas de Bahía Blanca.
Bahía Danza es un festival que propone pensar las danzas como prácticas culturales, es decir, considerarlas un conjunto de elementos cotidianos dados tanto por las tradiciones familiares como grupales, que son puestos al día mediante comportamientos que tienen visibilidad social. Dicen sus organizadores: "Creemos que el festival presenta la oportunidad de generar encuentros para compartir experiencias y conocimientos, además de posibilitar vínculos de trabajo en conjunto y colaboración con artistas de otras localidades. Organizamos este festival para ofrecer otras visiones de lo que puede ser la danza como práctica de exploración y para comprender un poco mejor esa gran (des)conocida que es la vida cotidiana."

Bahía Danza es organizado por Pez Dorado y Cuatroicuarto. Rosina Gungolo - Diego Enrique. José Gungolo, Facundo Arrimada, Araceli Márquez, Andrea Vera y Camila Bresciano. 
Bahía Danza cuenta con la colaboración y apoyo del Instituto Cultural de la ciudad de Bahía Blanca, Ferrowhite (museo taller), Cultura y Extensión UNS, Cooperativa Obrera y la Escuela de Danzas Alba Lutecia.

Más sobre el festival en www.bahiadanza.wordpress.com

domingo, 9 de abril de 2017

DEL DICHO AL HECHO


Los derechos humanos son "universales". Es decir, los mismos para todos. O al menos así fueron proclamados. Aunque, sabemos, del dicho al hecho hay mucho trecho. Olvidarlo supone el riesgo de convertir a la igualdad formal en el disfraz ético de la desigualdad concreta. Ayer nos propusimos transitar esa distancia. Con los pibxs de Prende y del Envión, atravesamos las calles embarradas del Boulevard y el Saladero para llegar al centro de la ciudad y alcanzar las salas de la María Luisa, esa residencia paqueta que por estos días no es sólo un Museo de Bellas Artes sino además, gracias al trabajo de su equipo, una casa de puertas abiertas, un espacio 'en construcción'.

En la sala dedicada al derecho a la educación pusimos a funcionar una mesa de serigrafía. Usamos el shablon para imprimir marcos de cuadro sobre papel y en ellos invitamos a producir retratos que muestren un poco quiénes somos, qué derechos gozamos, cuáles sentimos vulnerados y cuáles faltaría sancionar. Buscamos reflexionar sobre la vigencia de los derechos en nuestra vida cotidiana. Y, la verdad, no fue nada sencillo. Porque también hay una distancia a franquear entre el lenguaje jurídico, nuestro discurso de adultos y la palabra de los chicxs. Entre esas nociones abstractas impresas en las paredes del museo, nuestros propios planteos -siempre un poco rebuscados-, y las vivencias garabateadas en cada dibujo. Pero intentarlo no fue un mal punto de partida.

Nuestros derechos no derivan de la ocurrencia bienintencionada de legisladores y juristas. Resultan de una larga historia de luchas. Cumplir con lo que afirman demandará todavía no pocos esfuerzos. De nosotros depende.