martes, 29 de julio de 2008

LOS PIBES DE LOMA, PEDRO Y EL TRABAJO EN EL TALLER

Los últimos retoques a la balanza.



Pedro comparte sus conocimientos en un pañol que congrega cada vez más...


Ya pasaron el miércoles 16 y el miércoles 23 y van ... Una vez más los pibes de Loma se vinieron a Ferrowhite para seguir con lo que habíamos empezado a principios de mes.

Con José al pié de la bomba de vacío estuvimos lavando y rasqueteando los restos de grasa que se han ido acumulando entre las partes de aquella bomba. Tal cual el encuentro anterior, algunos nos quedamos afuera aprovechando el sol mientras el resto ( Magali, Natalia, Maria, Janet y Braian) le daba una de las últimas puntadas a la balanza de encomiendas dejándola toda pintadita de azul.

Esteban llegó tarde y se perdió la mitad de las cosas que José le andaba contando a los pibes sobre el ensamblaje y funcionamiento de estas piezas y sobre la idea que tenemos de reacondicionar todas estas cosas viejas que nos llegan para poder después mostrarlas y que formen parte del recorrido del museo.

Como siempre, hubo tiempo para trabajar y escuchar y otro tanto para matear y ponernos al tanto sobre lo que hizo uno u otro en esta semana que ¡no nos vimos!

El miércoles 23 el encuentro se volvió masivo y el pañol nos quedó chico: de Loma se sumó Ezequiel y Laura con su bebé y en Ferrowhite esperábamos José, Silvia, Esteban, Nico, Ana y Pedro Caballero. Reunidos en torno a la bomba de vacío, Pedro desenfundó las llaves hexagonales y las llaves de tubo y nos describió cómo funcionaría, con sus correas, sus válvulas y el carter, esta pieza en un motor diesel imaginario.

El entusiasmo de Pedro -desarmando y señalando el sentido de cada una de las partes que componen dicha bomba - más la charla posterior, un rato antes de terminar, donde José insistió en recatar el valor del trabajo como herramienta que nos permite crecer y desenvolvernos en esta vida pareciera que contagió al resto y nos fuimos planeando y discutiendo sobre las tareas a realizar el próximo miércoles.

lunes, 28 de julio de 2008

INSTRUCCIONES PARA DESARMAR UNA BOMBA

Esta es la bomba de vacío de una locomotora Baldwin Lima Hamilton.


La encontró Pedro Caballero en una de sus visitas al Taller Maldonado. Con ayuda de algunos de sus ex compañeros, la trajimos hasta el parque de la usina y allí la encontraron Laura, Brian, Janet, Luciano, María, Ezequiel, Natalia, Magalí y Lucila, los chicos de Loma Paraguaya, en su primera visita al museo.

La bomba es un dispositivo misterioso. En primer lugar, porque lo que produce no es alguna cosa, sino la ausencia de esa cosa. En segundo, porque el vacío, la "nada" que fabrica, lejos de representar una disminución, es capaz de desencadenar una potencia formidable. La fuerza suficiente para frenar un tren.

En Ferrowhite tenemos la sospecha de que desarmando la bomba con los chicos lo que también se desarma y somete a revisión es la operación por la cual el museo transforma un objeto en parte de una historia. Lo que nos preguntamos es si los museos no funcionan a veces como la bomba de vacío, produciendo en su interior una atmósfera enrarecida en la que sería posible percibir determinados objetos al margen de sus relaciones con el mundo presente. Blindadas, herméticas, selladas al vacío, así son las vitrinas que cumplen con las normas de conservación más exigentes. Lo que el museo entendido como bomba de vacío produce, paradójicamente o no, es la ilusión de un pasado completo, capturado en el orden satisfecho de una colección, en el sentido concluso de un relato.

Trabajar con la bomba de vacío de la Baldwin implicaría, entonces, un intento de desactivar, desde adentro, esa otra bomba. O mejor: un intento de alterar su funcionamiento, de activar su mecanismo en otra dirección. Cuando, frente a la bomba de vacío de la Baldwin, Janet pregunta “¿Dónde está el resto de la locomotora?”, cuando junto a los chicos de Loma nos preguntamos ¿De verdad había una estación de trenes en Loma Paraguaya?, algo en el interior del autómata museo cruje. El museo ferroviario deja de estar organizado en torno a los objetos que posee, para pasar a estarlo también, y sobretodo, alrededor de aquellos que, por precisas razones históricas, faltan.

Lo que dice Ana:

La pieza testimonia el desguace, la desaparición de la locomotora, y de gran parte del ferrocarril en nuestra zona; pero en un museo taller, el llegar a exhibirla requiere y al mismo tiempo permite la reinvención de un vínculo, de muchos vínculos: abre la posiblidad del encuentro de personas muy distintas en torno a una historia que hasta ese momento quizás desconocíamos como común.

domingo, 20 de julio de 2008

LA HORMIGA CIRCULAR Y SU "PATA DE FIERRO"

.

"Copada", escuché que le contaba una nena a su hermano mayor en la 504 cuando nos volvíamos de a Bahía, "se trataba de un pueblo donde no pasaba mas el tren, la gente hizo una asamblea, se pusieron de acuerdo y entre todos pusieron en marcha la locomotora".

La nena salía el jueves del colegio Sarmiento, depués de haber visto la obra "Pata de fierro", que Tatalo Muzzin y Rubén Petricio integrantes de la cooperativa "La hormiga circular" de Villa Regina, trajeron a Ingeniero White.

Invitados por el museo, llegaron a White el jueves a la mañana, con su escenario, sus muñecos (a los que no sabemos si cabe el nombre de títeres), sus voces y su música.


.

sábado, 19 de julio de 2008

PREGUNTAS EN EL TALLER

.
¿Cómo es posible esta foto?


¿Por qué llegaron estos chicos al taller de FW? ¿Cómo llegó esta bomba de vacío a nuestro museo? ¿Cuántos años estuvo "tirada" en los talleres Maldonado? ¿Qué pasó con la locomotora Baldwin Lima Hamilton a la que pertenecía? ¿Por qué la cortaron? ¿Cuál fue el "recorrido" de esta bomba, de esta locomotora desde que la descargaron en el puerto de Buenos Aires en 1953, cuando el gobierno de Perón hizo traer desde Filadelfia, Estados Unidos, 50 locomotoras como esta? ¿Qué uso se le va a dar al manual de las Baldwin donado por Pedro Caballero, a quien se lo regaló Bubi Torres, quien a su vez lo rescató del galpón de locomotoras White cuando ya se cerraba la oficina técnica?

¿Qué es "trabajar" en un museo taller? ¿Por qué sucede esto, que chicos del barrio surgido junto a una estación y un galpón ferroviario que no están más, Loma Paraguaya, participen de un taller en el que la propuesta es "trabajar" con la bomba de vacío de una de esas locomotoras? ¿Qué sentido tiene que junto a ellos vuelva a agarrar las llaves hexagonales y las llaves de tubo un mecánico jubilado como Caballero? ¿En qué punto se encuentran el entusiasmo de Pedro con el de los chicos?


Preparar esta pieza para la exhibicion en el museo supone este trabajo, pero ¿qué es este trabajo?

La pieza testimonia el desguace, la desaparición de la locomotora, y de gran parte del ferrocarril en nuestra zona; pero en un museo taller, el llegar a exhibirla requiere y al mismo tiempo permite la reinvención de un vínculo, de muchos vínculos: abre la posiblidad del encuentro de personas muy distintas en torno a una historia que hasta ese momento quizás desconocíamos como común.
.

LOS CHICOS DE LA GUARDERÍA MI CASITA (Maldonado) EN FW

.
El lunes 14 de julio nos visitó un grupo de chicos de la guardería "Mi casita" del barrio Maldonado:




.

lunes, 14 de julio de 2008

TALLER EN EL TALLER

.
Ahora será el turno de estas partes de locomotora Baldwin que Pedro y Gustavo trajeron hace unos días de Talleres Maldonado.

Pedro Caballero, mecánico del Galpón de locomotoras de White, conversa con Silvia, coordinadora del grupo de chicos y chicas de Loma Paraguaya que participan de un taller en Ferrowhite.

¿Qué son estas piezas? ¿Cómo podrían restaurarse? ¿Cómo se articula el conocimiento pormenorizado de un ferroviario como Pedro con las experiencias y los sueños de los chicos?¿Qué posibilidades para la reflexión y para la acción se abren ante la perspectiva de "trabajar" en conjunto?
Estas son las piezas de las que hablamos:
- Bomba de vacío para el freno de la locomotora.
- Culata de motor diesel con dos inyectores, bomba inyectora, balancines, caños de alta, y el múltiple del motor diesel.
- Bielas de de motor diesel.

.

viernes, 11 de julio de 2008

LOS CHICOS DE LOMA PARAGUAYA DE VISITA EN FERROWHITE

.
Luis y Gustavo contemplando la balanza post hidrolavado.


Los chicos de Loma en el pañol de FerroWhite laburando a pleno para dejar la balanza como nueva.


Pasando la posta... del mate.

Merecido descanso bajo el sol después del trabajo.
.

DE LOMA PARAGUAYA A FERROWHITE

.
El pasado miércoles dos de julio vinieron a conocer el museo, Janet, Lucila, Natalia, Mari, Magali, Braian y Luciano, todos chicos de Loma Paraguaya, además de Nieves y Adriana. En FerroWhite los esperábamos Silvia y Esteban (faltó José) con la intención de recorrer el complejo (para saber dónde estamos parados), conversar un rato para conocernos y, sin mucho preámbulo, aprovechar la tarde para ponernos a trabajar en el pañol del museo, que viene a ser como el taller de FerroWhite.

Una vez hecho el recorrido por los alrededores del castillo (la ex usina) y por algunas de las instalaciones del museo, nos pusimos a charlar, a preguntar y escuchar sobre los posibles orígenes de Loma Paraguaya.

Algunos se remontaron veinte años atrás, cuando el lugar se empezó a poblar con gente, muchos paraguayos, que venía a trabajar en la construcción y ampliación del Polo Petroquímico; otros lo identificaron con la existencia de un boliche o almacén que vendía, entre otras cosas, bebidas alcohólicas, atendido por un paraguayo hace muchísimo tiempo atrás.

La charla alrededor de la mesa fue acompañada por unas fotos en blanco y negro, recomendadas y facilitadas por Héctor Guerreiro (se agradece) que, presumiblemente, nos remontaban a uno de los tantos posibles orígenes del barrio. ¿Qué mostraban esas fotos?: una usina con su chimenea, pilas de leña a un costado de las vías, una estación de trenes con un jardín lleno de flores y mucho campo, sin ninguna casita a la vista. Todo, construido con capitales de ferrocarriles ingleses.

Entre tanta charla y fotos, se nos empezaron a mezclar las fechas, las nacionalidades y los accidentes geográficos: ¿y la loma? ¿o era una playa con palmeras? ¿la estación era inglesa? ¿o los paraguayos pusieron plata ahí? ¿a quién se le ocurrió plantar una palmera en este lugar?

Al rato de divagar, nos fuimos al pañol y nos pusimos a trabajar ¿Qué hicimos? Algunos (otros aprovecharon el solcito) estuvimos lijando partes de una balanza de hierro que, antes de estar oxidada, se la usaba en la estación de pasajeros de White para pesar encomiendas.

Justamente la idea de recuperar dicha pieza ( aunque la estación de White, como la de Loma, ya no existe) sirve para saber para qué se utilizaba, cómo se organizaba el trabajo alrededor de dicha pieza y quiénes le daban uso. Convencidos de que los objetos tienen su historia para contar (aunque eso queda para la próxima vez) vamos, de a poco, cumpliendo con las distintas etapas que abarca este tipo de trabajo. Un trabajo de reparación y restauración de piezas o herramientas que pertenecen a lugares que se han ido transformando con el paso del tiempo.
.