lunes, 9 de octubre de 2017

CANCIONES Y TALLARINES


El sábado nos visitó Rosario Bléfari. Invitada por el Festival de Poesía Latinoamericana, llegó al museo a la hora del desayuno para cantar con las chicas y los chicos del taller ¡Prende!. Un poco más tarde recibimos a los demás invitados del festival, que iban de camino al Museo del Puerto, donde los esperaba una lectura macarrónica. Entre tanto, Yesica, Noemí, Daiana, Titi, Gabriela, Tatiana, Verónica, Santiago y Lichy, se las arreglaban por acá para encender un mechero, poner agua a calentar y encarar la proeza de preparar tallarines con tuco para más de 40 talleristas hambrientos. Primero con canciones y después con tallarines, el taller salió buenísimo. Gracias a Rosario, y a las mamás y papás de lxs pibxs, por esta jornada difícil de olvidar.









jueves, 5 de octubre de 2017

A TODO TRAPO


Estos repasadores fueron ideados, impresos y cosidos por el Museo del Puerto de Ingeniero White y Ferrowhite museo taller.

Nos propusimos sintetizar las prácticas de ambos museos en un objeto concreto. Así se nos ocurrió reunir en un trapo de cocina modos diversos de pensar la comunidad, de organizar un museo y de relacionarnos en el acto de “re-pasar” el propio quehacer.

Luego de un mes de labor, los repasadores están listos para viajar, en manos de nuestras compañeras Julieta Rausch, Analía Bernardi y Julieta Ortiz de Rosas, a las Jornadas de Museología Social que, entre el 9 y el 14 de octubre, organizan en la ciudad de Córdoba la Asociación de Trabajadores de Museos, el Encuentro de Educadores de Museos y el Movimiento Internacional para una Nueva Museología.

Como en Santiago de Chile hace 45 años, trabajadores de museos nos sentamos a la mesa para preguntarnos por el papel que los museos latinoamericanos juegan en sus comunidades. Ver un modesto repasador como una herramienta de transformación de la historia es parte de esa tarea. La misma que invita a entender a los museos como espacios en construcción permanente.

http://www.minom-icom.net/noticias/xviii-conferencia-internacional-minom-icom-12-13-y-14-octubre-cordoba-argentina











viernes, 29 de septiembre de 2017

30 ENAÑOS


Mañana nuestros vecinos festejan. Y nosotros brindamos con ellos.
¡Felices 30 años Museo del Puerto!

jueves, 21 de septiembre de 2017

RÍA Y RIACHUELO



"Expediciones a Puerto Piojo" es un colectivo dedicado a recuperar la historia de la última playa de río de la ciudad de Buenos Aires. Ayer sus integrantes, que por estos días participan de la bienal nacional del Museo de Arte Contemporáneo, visitaron Ingeniero White y sus museos. Llegaron hasta acá intrigados por una coincidencia: "Puerto Piojo" se llamaba la playa ubicada, hasta fines de los '70, en la desembocadura del Riachuelo. El mismo nombre que recibe, aquí en White, el muelle que reúne a las últimas lanchas de pesca artesanal. Pero Ría y Riachuelo ¿son sólo palabras que se asemejan? Tenían que darse una vuelta para averiguarlo.

En la cocina del Museo del Puerto, los esperaban Cristina Leiva y Silverio Mazzella -al rato se sumó Marga Marzocca-, para conversar sobre el oficio de la pesca y sus transformaciones en el tiempo, sobre el arte de tejer redes pero también de cocinar cazuela, en años de pleno empleo que multiplicaron cantinas en tierra y lanchas en el mar. Había mucho por contar e intercambiar. Un puerto puede ser también el espacio propicio para esta clase de contrabando. Los expedicionarios recibieron de manos de Cristina la aguja de un tejedor, de Silverio un cajón y una red de pesca, y de Marga una botella de tomate envasado en casa que extenderá a ollas lejanas su fama de gran cocinera. Objetos preciados que ahora forman parte del "Museo Puerto Piojo".

La charla siguió bajo la lluvia, apurando el paso hasta alcanzar ese rincón alambrado del puerto que, hoy por hoy, muestra más embarcaciones afuera del agua que adentro. Los pescadores artesanales parecen no haber figurado nunca en los planes del Estado, menos que menos en los del gran capital, pero su pequeña industria supo anidar, como un piojo, en los intersticios del gigante portuario, hasta que el margen para la subsistencia se volvió, tal vez, demasiado estrecho. Algo similar podría decirse de los espacios de recreo improvisados a la vera del Río de la Plata y del estuario de Bahía Blanca. El Puerto Piojo de Dock Sud nos hace acordar a la playita de la usina o al balneario que alguna vez convocó multitudes en Puerto Galván. Para más coincidencias, en su lugar funciona ahora un Polo Petroquímico. Un poco por eso, otro poco porque caminar abre el apetito, nos fuimos a almorzar unos choripanes costeros a la Rambla de Arrieta. Después del segundo vaso de vino salió el sol. Entonces bajamos al barro de la ría para hacer un poco de Arqueología de la Marea, razonablemente contentos con esta expedición que reunió por un rato a los museos de arte con los museos de White, y a una orilla con la otra, bajo la idea de que no hay más territorio común que el que creamos a diario, como se puede y con lo que se tiene a mano.







lunes, 11 de septiembre de 2017

VÍAS NAVEGABLES

El Castillo, la Casa del Espía, Ferrowhite se levantan sobre el barro de la ría. Hicieron falta centenares de pilotes y toneladas de concreto para trazar un borde neto entre lo que hoy es nuestro museo y ese territorio en el que cuesta distinguir a la tierra del mar. Sobre ese litoral sinuoso, las dragas y ganguiles del Ministerio de Obras Públicas de la Nación modelaron las formas de este puerto. La actividad de estas embarcaciones tuvo que ver con las alteraciones en el ambiente del estuario, pero en su trayectoria es posible rastrear también los cambios económicos que modificaron la operatoria portuaria y las propias transformaciones del Estado argentino al que pertenecen. Ahora que las chatas barreras de la Dirección Nacional de Vías Navegables son chatarra a la espera de su traslado a alguna fundición, la muestra que ayer inauguramos en plena tormenta nos devuelve, al mismo tiempo, el proceso de su desguace y su reconstrucción minuciosa. Las fotos de Rodolfo Díaz y el buque archivo de Roberto Conte se asocian para invitar a un ejercicio de memoria que cala en esta historia compleja.





jueves, 7 de septiembre de 2017

GANGUILES


Este domingo, a las 5 de la tarde, presentamos en La Casa del Espía una muestra de fotos de Rodolfo Díaz sobre el desguace de las chatas barreras de la Dirección Nacional de Vías Navegables. Y en simultáneo, celebramos la botadura de la "Milonguita", el buque archivo a través del que Roberto 'Bocha' Conte convierte en un objeto su historia de trabajo en estas embarcaciones.